Slumdog Millionaire o la apuesta por el destino

29 04 2009

 

slumdogmillionaire11

Danny Boyle, uno de los mejores directores del Reino Unido y con una amplia filmografía de títulos elogiados por la crítica y también de éxito comercial como Trainspotting, Una historia diferente, La playa, 28 días después, Millones o Sunshine, nos trae una bella y brutal historia de amor ganadora del Oscar a la Mejor Película.

A) Dickens     B)  La TV     C)  El amor    D) El melodrama

Estas podrían ser las cuatro opciones de respuesta para acercarse a Slumdog Millionaire, un film que se desarrolla en tres tiempos que le sirven a su director para contarnos la historia de Jamal Malik, su hermano Salim y Latika, tres niños de la calle que bien podrían haber sido sacados de una novela de Dickens y trasladados al Bombay contemporáneo.

Jamal, el principal protagonista, es un joven huérfano que vive en una barriada podre, un chico sin cultura que decide presentarse a la versión india del concurso ¿Quién quiere ser millonario?. Ante la sorpresa de todos, Jamal responde correctamente a todas y cada una de las preguntas. ¿Cómo es posible que un chico cómo él sea capaz de conocer todas las respuestas? Cuando Jamal está a punto de responder a la última pregunta, la que le hará ganar 20 millones de rupias, la policía lo detiene y se lo lleva para interrogarle. Jamal deberá entonces explicar porqué conocía las respuestas.

slumdogmillionaire2

La película pasa así a una alternancia entre el concurso de la televisión, donde Jamal consigue poner nervioso al presentador, poco acostumbrado a tener delante un concursante así (y donde nos dejará una de las secuencias más bonitas del film en los baños de la cadena de televisión), con el brutal interrogatorio al que le somete la policía pensando que es un tramposo conforma uno de los aspectos más interesantes de la misma.

Durante este interrogatorio Jamal desvelará poco a poco las extrañas y curiosas razones por las que conoce precisamente las respuestas correctas, haciendo con esto un retrato de su vida en los suburbios de una gran ciudad llena de niños abandonados y explotados y en la que brilla con enorme fuerza su amor eterno por Latika, el tercer mosquetero.

Las historias fluyen de manera magistral hasta que confluyen en  el presente de una noche mágica, la que congrega ante la televisión (y su enorme poder) a 60 millones de personas deseosas de ver triunfar a un chico de la calle.

slumdogmillionaire3

Un aspecto interesante del film, que para buena parte del público norteamericano o europeo no pasaría del adjetivo “exótico”, es que tiene como protagonistas a personajes extraídos de la marginalidad y la pobreza, ofreciendo una peculiar visión de su forma de vivir y sobre todo de soñar, conformando en esencia una historia épica de amor, con elementos de comedia, drama, acción y suspense.

 Slumdog Millionarie ha arrasado por allá donde ha pasado, 8 Oscar: Mejor película, director, guión adaptado, montaje, fotografía, banda sonora, canción y sonido.    7 BAFTA: Mejor película, director, guión adaptado, fotografía, banda sonora, montaje, sonido.  4 Globos de Oro: Mejor película drama, director, guión, banda sonora. El  National Board of Review a la Mejor película del año. Y el Premio en el Festival de  Toronto a la Mejor película, entre otros.

La película parte de una idea insuperable, movida por la intriga y pasa a convertirse en una historia emocionante, que te deja sin aliento, al tiempo conmovedora y estimulante. Llamativa y preciosa avalancha de color, sonido y movimiento.

Un film que funciona en todos los aspectos, como obra moral con un poderoso mensaje de trasfondo, como un homenaje a la vida y la alegría, como un ritual sagrado al amor y sobre todo como un himno a la perseverancia. Fabuloso su elenco actoral. Y técnicamente una de las obras más solventes, Anthony Dod Mantle (fotografía) realiza un trabajo tan genuino como impresionante, no se veía una fuerza visual tan potente que yo recuerde desde la también aclamada Ciudad de Dios, Chris Dickens (edición) diseña una formula tan efectiva que compacta a la perfección las escenas y la música tan excitante que engrandece cada momento de la trama, simplemente genial el apartado técnico (como así han reconocido los múltiples premios).

 


Lo que he sentido por esta película no es admiración, es un amor loco. No pudo sorprenderme más. Es una explosión de luz y color que está a punto de ser invadida por la oscuridad.

Es una película mágica, la más bella y enternecedora que he visto en mucho tiempo. Una cinta que me ha emocionado.

 

http://slumdog.filmax.com/





La vida doméstica y su tristeza

8 04 2009

revolutionaryroad1

Revolutionary road”, la película dirigida por el genial Sam Mendes y protagonizada por Leonardo Di Caprio y Kate Winslett ha sido la ocasión para recuperar la obra del escritor norteamericano Richard Yates. El tirón de la película es la razón por la que Alfaguara ha editado en España dos de sus títulos más célebres, “Las hermanas Grimes” y la mencionada “Revolutionary road”.

Richard Yates (1926 – 1992) nació en Nueva York y fue un autor poco notorio en su época. Nunca llegó a ser un escritor reconocido ni popular. Y su carrera sufrió altibajos debido a sus problemas con el alcohol, así que no publicaba con la frecuencia necesaria cómo para considerarle un escritor consolidado. Por estos y otros motivos su obra no es muy extensa, pero sí muy intensa.

En “Revolutionary road”, Yates detalla la lenta erosión de una pareja y el sentimiento de fracaso ante los sueños que no se cumplen. Describe con minuciosidad en los diálogos, e los pensamientos y en las actitudes de sus protagonistas cómo se viene abajo la relación de pareja, nos muestra con detalle sus pequeñas miserias cotidianas, la sensación de fracaso y el abismal vacio entre lo que ellos piensan de sí mismos y la realidad de ser como todo el mundo.

Esta es una historia dura y triste.

revolutionaryroad2

La versión de Mendes

Con esta película Sam Mendes vuelve al tratamiento del estilo de vida norteamericano, ahora mucho más depresivo y complicado que en su opera prima, “American Beauty”. Este film trata temas más crudos y a diferencia de la anterior que criticaba nuestra sociedad actual, la cual ya no solo corresponde al contexto estadounidense sino a uno más universal, en “Revolutionary road” Mendes va directo a las bases que crearon América, a las aspiraciones, a las esperanzas vacías, a la hipocresía de una sociedad, de unas personas que tratan de esconder su frustraciones, de disimular su fracaso, de mantener los demonios escondidos.

Hay pocos directores que sean capaces de filosofar a martillazos. Eisenstein creo el cine-puño, donde se dedicaba a pegar puñetazos en la cara a la gente. Son directores que, contándote una simple historia, son capaces de destruir toda tu filosofía de vida, hacer que después de visionar su película tu concepción del mundo ya no vuelva a ser la que era antes, y te dejan una semana entera replanteándote tu vida. Destacaría tres de ellos: Ingmar Bergman, Clint Eastwood y ahora, Sam Mendes.

Se dedican a contarte verdades como puños. Nada es lo que parece en tu día a día, y tu perfecta vida no es más que un infeliz sueño. Esta es una película que hiere, que destroza, y la gente no esta preparada para enfrentarse a la verdad.

Esta contada con un paralelismo al modo de vida de los Wheeler: solo aquellos que puedan penetrar y escuchar las palabras de “el loco” pueden comprender lo que realmente quiere decir esta película: que tu vida es una mierda. Y solo una persona fuerte es capaz de aceptarlo, e intentar cambiar.

Con todo esto Sam Mendes nos regala una película inolvidable, sobre los sueños, sobre las emociones, en conclusión, una película sobre la vida. Con una trama bastante uniforme y clásica, Mendes demuestra que si todo está escrito en cine, el tiene una manera diferente para contar las cosas, una visión mágica.

Gracias Sam, por este martillazo.