Fallece en París el cineasta Raúl Ruiz

21 08 2011

 

Autor de “Tres tristes tigres“, el chileno defendió siempre la condición experimental del cine

 

El cineasta chileno Raúl Ruiz falleció el viernes en París a los 70 años de edad, como consecuencia de una infección pulmonar, según informó su productor, Francois Margolin. Director y teórico del séptimo arte, Ruiz vivía en Francia desde 1973; allí llegó exiliado tras el golpe de estado de Pinochet, y allí alcanzó sus momentos de mayor reconocimiento internacional a principios de los 80, con películas como “Las tres coronas del marinero” y “La isla del tesoro”.

Era uno de los mejores espíritus de nuestro tiempo, con una cultura y una inteligencia sin igual. Concebía su proyecto como un arte, más allá del éxito comercial“, dijo Margolin. Durante casi 50 años de fructífera actividad (con más de 200 títulos en su haber), Ruiz apostó por una estética que jamás renunció a la mirada personal, con algunos tintes surrealistas y esencialmente experimental.

“Misterios de Lisboa”, ganadora de la Concha de plata a la mejor dirección en el Festival de Cine de San Sebastián de 2010,El tiempo recobrado”, “Palomita Blanca” yEl territorio” fueron algunas de sus mejores obras. “Pero la más íntima fue para él Tres tristes tigres“, declaró su amigo el también cineasta Miguel Littin. “Era la historia de unos juerguistas que recorrían la ciudad [Santiago] hasta que ésta se derrumbaba como un edificio de cristal”.

La picardía de la ruralidad chilena y el interés por la cultura popular -que los amigos de Ruiz encontraban en su trato con él- estaban presentes en su obra, en cuya mirada sin concesiones al mercado económico asomaba también su formación académica en Derecho y Teología. Colaborador ocasional de Manoel de Oliveira, Alain Tanner y Wim Wenders, el artista también trabó lazos con actores como John Malkovich, Marcello Mastroianni, Catherine Deneuve o John Hurt.

Se inspiró en fuentes poco habituales en el cine, como textos de Kafka, Klossowski y Proust. “Todo su cine es un cine torcido, porque es visto a través de curiosos prismas, siempre desnaturalizando la perspectiva clásica: un cine de tuerto, que es el título de una de sus películas. Cada plano ruiziano lleva una marca, una cifra, o un secreto”, decía acerca de su obra la revista Cahiers du Cinéma.

 
Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: