Roland Emmerich: “Me encanta derribar tabús”

12 11 2011

 

A lo largo de su carrera, Roland Emmerich (Stuttgart, 1955) ha mostrado una fascinación malsana por aniquilar el planeta en películas como “Independence Day” o “2012″. Pero la película que llevaba una década queriendo hacer es “Anonymous”, que no tiene nada que ver con el cine de catástrofes: en ella, el director alemán sostiene que William Shakespeare fue en realidad un impostor y que sus obras en realidad fueron escritas por un conde.

 

-¿Por qué defiende semejante teoría?

Porque Shakespeare no es la persona apropiada para haber escrito esas obras. Si lees acerca de él comprenderás que su vida no fue la que llevaría un escritor. Estoy convencido al cien por cien de que no las escribió él, y creo que el Conde de Oxford es el más firme candidato a haberlo hecho.

-Usted ya destruyó la Casa Blanca en Independence Day, y ahora quiere destruir a Shakespeare ¿Por qué ese empeño en acabar con iconos?

Cuando destruí la Casa Blanca estaba muy descontento con la política americana y muchos americanos también lo estaban, por eso la película funcionó tan bien. También estoy un poco frustrado con el establishment literario británico. Creen que poseen a William Shakespeare, y eso es incorrecto porque sus obras son universales, nos pertenecen a todos.

-Es decir, que le gusta tocar las narices.

Me encanta derribar tabús. En su día me decían: «¡No puedes hacer que la Casa Blanca explote!», y yo replicaba, «Pero, ¿por qué?». Decir que Shakespeare no escribió sus obras es otro tabú, pero que sepas que no estoy solo. Gente como Sigmund Freud, o Mark Twain, o Walt Whitman, opinaban igual que yo. Quieren que los defensores de esta teoría parezcamos unos idiotas paranoicos, pero no lo somos.

-¿Le sirve esta película también para demostrar que además de blockbusters sabe hacer otras cosas?

Quiero volver a hacer blockbusters, aunque haré menos cine catastrófico. Y no me siento obligado a demostrar nada, hago lo que me pide el corazón. Y ahora me pedía hacer Anonymous.

-¿Por qué?

La considero una película muy personal. Me permitió trabajar a menor escala, con menos presión y más libertad. Además, pude rodar en Alemania por primera vez en 20 años. Fue un rodaje muy íntimo. Incluso en mis películas más grandes, lo que más me gusta es trabajar con los actores y rodar escenas de diálogos. A veces me siento ridículo rodando todas esas explosiones.

-¿Por qué sigue rodando cine de acción, entonces?

Porque me gusta y se me da bien.

-¿Le preocupa que la gente vaya a juzgar esta película basándose en sus títulos previos?

Hay muchos factores en contra de Anonymous. El primero, en efecto, es que todo el mundo me considera el Maestro del Desastre, todos creen que Michael Bay y yo somos unos descerebrados. Y luego, claro, está la comunidad literaria. Ellos tratarán de desacreditar Anonymous. En el fondo, es lo que les pasa a todas las películas que intentan hacer que el espectador piense.

-Quizá debería haberla estrenado anónimamente.

No me dejaron. Solo me prestaron el dinero para hacerla porque pensaron que mi nombre ayudaría a venderla.

Entrevista publicada en El Periódico

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: