Las últimas horas de Marilyn Monroe

29 01 2012

 

 “Chanel Nº 5“, un cortometraje valenciano, aborda la misteriosa muerte de la actriz

 

 

La mujer de ojos azules, melena rubia y caderas excitantes se llama Marilyn Monroe. Modelo, actriz, cantante y una de las leyendas de la época dorada de Hollywood, Marilyn fue una mujer de fascinante belleza que vivió la vida intensamente. Porque así transcurrió su carrera cinematográfica como la personal, de forma intensa, por la que pasaron sobre todo dos hombres: el jugador de béisbol Joe DiMaggio (con el que tuvo una efímera boda en 1954) y el dramaturgo Arthur Miller, con el que contrajo matrimonio en 1956 cuando al intelectual norteamericano le concedían el segundo Pulitzer por Panorama desde el puente.

Actriz de indudable talento, parece que fue ayer cuando Marilyn se movía como pez en el agua en cualquiera de los géneros cinematográficos existentes, dejando tras de sí una de las más altas y sobresalientes trayectorias que se recuerdan en la historia del séptimo arte. Tanto en comedia (“Con faldas y a lo loco“), como en el drama (“Niágara“) o en los musicales (“Los caballeros las prefieren rubias“), por citar solo unas pocas, Marilyn dejó una huella imborrable.

Y decimos que nos parece ayer cuando, en realidad, Marilyn Monroe falleció hace ya 50 años, cuando al regreso de una fiesta, la noche del 5 de agosto de 1962, la actriz murió misteriosamente. La Policía barajó la posibilidad de un suicidio, a causa de una sobredosis de barbitúricos, pero lo cierto es que las verdaderas razones de su pérdida jamás se esclarecieron. Un extraño suceso que, sin embargo, no eclipsó en absoluto la fama alcanzada por Marilyn Monroe en su exquisita carrera.

El caso es que, casualidad o no, el productor alicantino Xavi Crespo ejercía como jurado de un concurso literario cuando cayó en sus manos un texto sobre las últimas horas de Marilyn Monroe.

En él, partiendo de la ficción, y con unas pinceladas sobre la realidad que pudo acontecer en aquellos hechos (puesto que no existen documentos oficiales de lo ocurrido), el relato del periodista Jobi Lozano se acerca con cierta fidelidad a aquel extraño suceso.
El texto estaba en valenciano y lo decidimos traducir al castellano en la confección del guión. Pero después nos preguntamos: ¿Y cómo vamos a permitir que Marilyn Monroe hable en castellano? Sonaría muy raro. Por ese motivo, finalmente, hemos rodado en inglés y así incluir posteriormente los subtítulos en diferentes idiomas. Y la verdad es que rodar en inglés nos ha venido bastante bien para darle salida en los festivales“, apunta Xavi Crespo, de Dacsa Produccions.

Aarón García fue el director asignado para este cortometraje titulado “Channel Nº 5“, que ha contado como protagonista a la actriz Lluvia Rojo, la peluquera de “Cuéntame” en La 1 de TVE . Y, por lo visto en las imágenes, la actriz cuenta con un asombroso parecido con Marilyn Monroe. Es el milagro del cine, y también de la caracterización, vestuario y maquillaje logrado por el equipo, claro está.

Y nuevamente, casualidad o no, mientras el equipo de “Channel Nº 5” ultimaba los detalles del rodaje, a Xavi Crespo le llegó la noticia de un director de fotografía de la época dorada de Hollywood, John Cabrera, afincado en Dénia, que trabajó en películas tan conocidas como “Conan, el bárbaro” y que podría aportar su experiencia al proyecto.

Tenía algo de miedo porque tiene 86 años y el rodaje era casi todo de noche. Sin embargo, me sorprendió su fuerza y entusiasmo, y ha hecho un grandísimo trabajo. Estamos todo el equipo muy contento con él. Me dijeron que trabajó incluso con Marilyn en unos platós de Londres. Es algo que no sé bien. Pero es un aliciente de todas formas trabajar con un cineasta contemporáneo de Marilyn, otra leyenda de Hollywood“, apunta Xavi Crespo.

Y no es para menos. John Cabrera es un todoterreno del cine, que fue incluso mano derecha y asesor de localizaciones del productor de Hollywood Samuel Bronston durante siete años, siendo además el principal artífice del rodaje de la película “El capitán Jones” en Dénia, en 1950. Entre su larga trayectoria, Cabrera trabajó con mitos del cine como Charlton Heston en “Genghis Kan“.

La banda sonora del cortometraje ha sido confeccionada por el noveldense Óscar Navarro, también compositor de películas como “La Mula” o “El capitán trueno“.

El cortometraje “Channel Nº 5” viene a aportar una nueva visión sobre las últimas horas de Marilyn. Una mujer que no dejó indiferente a nadie, y prueba de ello son algunas de las mejores frases que han salido de sus labios, como la que dice: “El sexo forma parte de la naturaleza, y yo me llevo de maravilla con la naturaleza“.

 





“J. Edgar”, el líder del FBI visto por Eastwood

28 01 2012

 

 

Hay una secuencia en “J. Edgar” algo desconcertante en la que el protagonista, un más que solvente y maduro Leonardo DiCaprio, aparece travestido frente a un espejo. Puede que se trate, a primera vista, de una escena comprometida, simplificadora del contenido del film, pues desnuda quizá demasiado el subtexto. Pero Clint Eastwood se sirve de ella para anclar definitivamente el metraje de su película en el tema que pretende tratar. Esa secuencia representa la toma de conciencia de su protagonista acerca de la imagen real que tiene de sí mismo, más allá de la que intentó proyectar toda su vida de cara a la galería de la historia americana.  

J. Edgar Hoover fue un tipo duro. Durante casi cincuenta años (1924 -1972) fue el patrón del FBI, además de su fundador, y su cargo sobrevivió a los mandatos de ocho presidentes, algo que Eastwood explicita en su película con una secuencia recurrente a las puertas del Despacho Oval, haciendo hincapié en el inmenso poder que acumuló Hoover en EEUU, muestra inequívoca de lo cual, también narrados en el film, fueron los chantajes que realizó a los presidentes Roosevelt, con los escándalos amorosos de su esposa, o Kennedy, con sus propios líos de sábanas, guardados a buen recaudo en su archivo personal.
 
Hoover consiguió labrarse la imagen pública de típico un héroe americano. Convenció a la ciudadanía y a la prensa a través de comics de encargo y de aparecer oportunamente en la foto de que era una especie de superhombre que recorría las calles del país en busca de los malhechores más peligrosos de EEUU. Incluso vendió como suya la captura del criminal más buscado de América, John Dillinger, cuando en realidad apenas salió de su despacho. Ese es el mito. Un mito que el mismo Hoover construyó, creyéndose a la postre sus propias mentiras, las cuales narraba al final de sus días a los mecanógrafos que trascribían su adulterada biografía.
 
Sus dictados los utiliza Eastwood para estructurar la narración de su película y recorrer los más de cincuenta años que condensa la misma. Pero a la imagen cívica del líder del FBI, el director contrapone el reflejo que el espejo le devuelve de su traumática trayectoria vital, como hombre, lejos de fábulas. Hoover nunca se casó, aunque mantuvo una relación especial con su secretaria, la única además de él que tenía acceso a su archivo personal. Vivió siempre con su madre, cuya sombra le atormentaba tanto como su verdadera orientación sexual, nunca manifestada, pero latente en la relación que estableció con su mano derecha en el despacho, el atractivo abogado Clyde Tolson.
 
 
Eastwood destapa sin caer en el sensacionalismo, de manera nada burda, los fantasmas que torturaban a su protagonista en el plano de lo personal, al tiempo que eran proyectados en su vida pública como una de las raíces de su enloquecimiento, de su paranoia anticomunista y de su carácter casi fascista, lugares comunes cuando se analiza la personalidad de los líderes totalitarios. Hay en este sentido algo de manido en el guión que ha escrito Lance Black, especializado desde “Milk” (Gus Van Sant, 2008) en personajes de la historia americana que ocuparon el armario. Hay también en ciertas secuencias una tendencia peligrosa, salvada in extremis, al melodrama crepuscular.
 
“J. Edgar” es, en cierto sentido, el fracaso cinematográfico del año. Lo es porque esta película estaba concebida probablemente para obtener diez o doce nominaciones en unos Oscar que le han dado completamente la espalda. No suele ser partidario el pueblo americano de relatos desmitificadores ni de que se le recrimine su naturaleza castradora. Y al margen de los prejuicios de la Academia, y de los ya mencionados errores argumentales del film de Eastwood, hay que entender que cuesta encontrar a los actores y la verdad del relato bajo las innumerables capas de un maquillaje más propio de una fiesta de fin de curso que de una película como esta.
 
Pero, cuidado, a pesar de todo Eastwood sale victorioso en la confección narrativa del biopic de un hombre tan contradictorio y moralmente perturbado como la sociedad que ha protagonizado la propia historia reciente americana, la misma que el realizador californiano ha analizado de manera ejemplar desde “Escalofrío en la noche” (1971) hasta “Más allá de la vida” (2010).
 

 
 
 




Glenn Close: “‘Albert Nobbs’ es una historia de supervivencia”

28 01 2012

 

 

La actriz estadounidense Glenn Close, última galardonada con el premio Donostia del Zinemaldia 2011 en el pasado Festival de Cine Internacional de San Sebastián a toda una carrera, reconoció en septiembre tras su paso por dicho festival, que le ha gustado trabajar de nuevo a las órdenes del director colombiano Rodrígo García y ha calificado la película “Albert Nobbs” de “historia de supervivencia“. Asimismo, afirmaba que sería “maravilloso” que le nominaran a los Oscar por su interpretación, hecho que se ha consumado.

Close que presentó la película en ese momento indicó también que ya interpretó hace 20 años el mismo papel en el teatro.

Ésta es una historia de supervivencia de gente diferente, de gente sola y hay mucha gente que vive así en el mundo, por eso he querido hacerla“, manifestó, y añadió que Rodrígo García “siempre propone buenos papeles a las mujeres“.

La última película de Rodrigo García, “Albert Nobbs“, esta ambientada en la Irlanda del siglo XIX, donde Close interpreta a una mujer que para conseguir un trabajo en un hotel se disfraza de hombre.